Las Labores de Paloma: Los muñecos