Las Labores de Paloma

domingo, 5 de febrero de 2017

Para dos princesas, una de Greenwich y otra de Benalmádena


Nuestra amiga Santi vino a verme hace unos días porque tenía un problema con una de sus nietas. Catalina es una princesa y le gusta vestirse como ellas y por supuesto no lleva gorro, porque los gorros no son de princesa, por lo que coger un resfriado o una infección de oídos es lo más normal, ya que en Greenwich hace frío de verdad, no como el de Málaga.  Y su abuela vino a pedirme que hiciera un gorro de princesa para ver si conseguiamos que Catalina lo utilice.

Me puse a buscar en Internet y los había de Rapunzel, en rosa y con unas larguísimas trenzas rubias, de Elsa de Frozen en blanco y azul y algunas otras que no fuí capaz de identificar, pero todos de ganchillo, y el ganchillo no es mi labor preferida, así que me lié la manta a la cabeza y decidí arriesgarme y juntar varios patrones que fui encontrando en la red.


Lo primero fue decidirme por los colores.  El blanco hueso y el azul claro me parecieron más discretos, así que busqué una lana, 100% lana, que en Inglaterra hace mucho frío y la lana abriga más, y empecé por hacer un gorro muy simple y típico en blanco.


Por otro lado encontré unas coronas, que tuve que adaptar al tamaño del gorro, y la tejí en azul claro.


Una vez montada, la cosí al gorro, y para darle más aspecto de princesa, le bordé otra corona encima y una super trenza cayendo por el lado izquierdo y con un lazo azul en la punta.  Unas cuantas lentejuelas azules, alguna perla y unos abalorios, adornando la parte delantera, dieron este resultado.



Además del gorro, me pidieron una manoplas, que fueran fáciles de poner y por supuesto dignas de una princesa.  Encontré unas muy sencillas y con la parte de arriba lisa, con un dibujo muy simple, que cambié por unas coronas iguales a la del gorro.  


La palma tiene un dibujo muy sencillo y que hace que no sean tan blancas y espero que duren limpias más tiempo.



Igual que en el gorro, unas lentejuelas y una perla en la punta de la corona, dieron a las manoplas un aspecto más regio y espero que Catalina las utilice y que llegue al cole con las manos calentitas.


Como Santi tiene otra nieta tan princesa como Catalina, le preparé un segundo gorro y par de manoplas iguales, que aunque en Benalmádena no hace tanto frío como en Inglaterra, espero que este año que parece que el invierno es más invierno, Adriana los luzca y sea la princesa mas guapísima de su pueblo.

Por si os animáis, os dejo las instrucciones del gorro y de las manoplas.

Gracias Santi por confiar en nosotras para estas cosillas.  Espero de verdad que tus nietas disfruten con tu regalo.

lunes, 26 de diciembre de 2016

Navidad


Este año, como en los últimos, la Navidad en nuestra casa empieza con la celebración del cumpleaños de Begoña a principios de Diciembre.  Y para ello empecé por preparar unas guirnaldas de pinos en todos dorados, colores de la decoración de la mesa.


Para la comida preparé los menús, 


que consistió en una selección de pintxos de Bilbao,


y esta vez no me olvidé de ponerle la procedencia, que siempre se me pasa.


Eramos 24 y la gran mesa quedó así:


por la mesa había repartidos unos cuantos copos de nieve,


y los meseros, esta vez iban bajo las copas de agua,


Los meseros los hice con una macetas de terracota de 40x45 mm, pintadas en dorado, con flecos de papel de seda dorado y el nombre de cada comensal.


Al día siguiente de la comida, montamos un taller de manualidades de Navidad, con Juan Ignacio


Guillermo y Laura.


y preparamos muchas estrellas plateadas, copos de nieve blancos,


muñecos de nieve dorados,


una guirnalda de abetos verdes con los que Guillermo colaboró en la decoración del cole.


El fin de semana siguiente, como manda la tradición, Ana montó el árbol y yo el misterio,


y siguiendo con las macetas, hice dos candelabros rojos, esta vez con musgo artificial y velitas rojas.


El sábado anterior a Nochebuena, nos reunimos con unos amigos para comer, beber y cantar villancicos, y para esta comida preparamos unas bufandas muy navideñas, que usamos el día de Navidad para salir a tomar el aperitivo, 



Para los alumnos a Alicia preparamos unos emoticonos de punto, con los que decoramos el pino de la clase y que se llevaron cada uno de ellos, con el paquete de galletas con forma de pino, de las que no hice fotos.


Ana necesitaba para sus alumnos más pequeños, unas cartas para que practicaran en Navidad en vacaciones, lenguaje musical, 


que ya puestos, envolvimos en un cartoncillo ondulado y un bake twine cerrandolas.


Y como no, la decoración de las escaleras de acceso a nuestro piso.


la barandilla se ha convertido en una pista de ski, y unos cuantos animalillos bajando por ella, algunos en trineo y otros deslizandose.


el bosque de los osos, papa noel y sus ayudantes, y


ya arriba el reno, el oso y su monopatin, la oveja y el gran reno en su triciclo, con copos de nieve cayendo,

Y esto es la Navidad.  La verdad es que hemos trabajado mucho,  pero ha merecido la pena. Ahora vamos a por la Nochevieja, que ya que en Nochebuena no hemos podido poner la mesa que queriamos, por falta de tiempo, esperamos ser capaces de hacerlo para esta otra cena.

¡Feliz Navidad a todos!

jueves, 15 de diciembre de 2016

Felicitaciones navideñas



Este año me he apuntado a un intercambio de felicitaciones navideñas, en el grupo de coleccionistas de dedales.  Solo nos apuntamos 5 así que ha sido fácil hacer las 4 tarjetas que necesitaba enviar.


Me apetecía hacer las tarjetas yo y sin pensarlo dos veces,  me puse manos a la obra.  Partiendo de tarjetas en blanco, 

 


  

fui pegando distintos papeles con motivos navideños, 


en alguna de ellas, le puse fondos de cartulina lisas,

 







y fui añadiendo detalles, y este fue el resultado.


Y ya puesta, y con el taller manga por hombro, hice otra para enviar a nuestros amigos, Juan Carlos y Ana María, con algo que nos habían encargado.  Esta no llevaba fondo, solo tenía el árbol superpuesto y un lacito.

Espero que lleguen a tiempo todas ellas y que les gusten a las destinatarias.

sábado, 5 de noviembre de 2016

Guantes Nordicos


Hasta ahora siempre había hecho manoplas, porque creía que eso de tejer dedos tenía que ser realmente complicado, pero mi hermana Ana no soporta no poder usar los dedos por separado,  me pidió que lo intentara y que le tejiera unos guantes.


No quería hacerlos lisos, así que busqué en Internet y por supuesto entre los patrones nórdicos, que son unos dibujos que me gusta hacer, son muy entretenidos.


Entre todos los ovillos que tenía por casa, encontré estos en azulón y blanco, de un grosor que iba con el tamaño de agujas que necesita usar, para el modelo que escogí.


y empecé a tejer, con una mini aguja redonda, de 20 cms, que ha sido todo un descubrimiento.  Al principio me costó hacerme a ella, pero en cuanto le cogí el tranquillo, la labor crecía rápidamente y en redondo, para no tener que coser, ni rematar hilos al terminar.


El modelo es de drops design y podeís encontrar las instrucciones en este enlace,


Me ha gustado el resultado y sobre todo me ha encantado tejerlos.  Ahora espero que algún día de estos empiece el frío y Ana pueda estrenarlos.