domingo, 26 de agosto de 2018

El cumpleaños de Paula


Paula, la niña a la que preparamos el regalo el verano pasado, ya ha cumplido un año.
Mari y Raquel nos encargaron los entrantes de la cena y la mesa dulce, y este fue el resultado de  nuestro trabajo.


Hicimos dos mesas distintas, aunque las dos con motivos marineros, ya que la fiesta era en la playa.  Para la mesa de comida usamos los colores azul, blanco y rojo,


Los dips y sus salsas,



las quiche.  En esta se ve bien el letrero que hice usando un faro de soporte y el haz de luz para el texto.


Los vasitos de gazpacho de mango y ajoblanco que hizo la abuela de Paula.  Las gildas, que no podían faltar.



Los vasitos de ensalada tropical y pollo coronación.



La ensalada de tomate y melón y el tabulé con atún.  Paco, el abuelo de Paula,  preparó la barbacoa que como siempre estuvo espectacular.



y los menús.


 La mesa dulce, también la hicimos con motivos marineros, pero esta vez en turquesa y blanco y con dibujos más infantiles.



Los brownies con frambuesa,


las galletas de recuerdo,


las galletas con el nombre y los barquitos que hice para decorar la mesa,


los botes de chuches, todos con un 1 en los toppers,


las cajitas de gominolas.


las chocolatinas,


las gelatinas,


los cakepops, de bizcocho y chocolate blanco,



y la tarta, de chocolate rellena de más chocolate,

La verdad es que lo pasamos muy bien preparándolo todo y viendo como los invitados de Raquel y Antonio disfrutaban de la comida y de los dulces.

Gracias, Mari, Paco, Raquel y Antonio por confiar en nosotras para esta fiesta y hasta la próxima.

miércoles, 16 de mayo de 2018

Un regalo que se fué a Pamplona


Acabo de abrir el blog y no me lo puedo creer, llevo sin publicar desde ¡¡Diciembre!!.  La verdad es que no se que he hecho en estos meses, pero bueno aquí estoy otra vez y en esta ocasión para enseñaros un regalo muy especial que me encargaron desde Sukerrieta (Bizkaia) y que tuvo como destino final Pamplona.


Lourdes y Juan Carlos tenían un compromiso y confiaron en nosotras para preparar el regalo, que como los últimos que hemos preparado, consistió en una caja llena de paquetes, que espero que hayan disfrutado abriendo cada uno de ellos.


Como siempre rellenamos la caja con ropita comprada y otra hecha por nosotras y alguna cosilla que otra, y esta vez


Empezamos por la mantita,


envuelta en su papel de seda y con su etiqueta,


La chaqueta blanca con sus patucos a juego,


esta vez con un papel rosa liso,


Un cubrepañal, perfecto para los días calurosos del verano,


y su etiqueta.


la chaquetita de manga corta, a juego del cubrepañal y sus patucos.


Los protectores,


para mamá


las gasas,


en su paquete,


los baberos,


los bodies,


también en su paquete y con su etiqueta,


Unos pijamas,


un conejito achuchable.




y unas campanitas, con sus cascabeles, para el cochecito,



Una caja de galletas caseras y



una vez cerrada la caja con los lazos, añadimos unos confetis, unos globos y la etiqueta de bienvenida al bebé.


La caja salió de Nerja, sabemos que llegó a Pamplona, que se la entregaron al abuelo de la niña y esperamos que los padres y los abuelos hayan disfrutado abriendo los paquetes y descubriendo poco a poco todo lo que había dentro.

Gracias Lourdes y Juan Carlos por vuestra confianza y esperamos que hayais triunfado con el regalo.

lunes, 25 de diciembre de 2017

Manoplas y esponjas



Creo que fue en Septiembre, cuando al comprar otras lanas para un jersey que no acabo de encauzar, descubrí estos ovillos, que sirven para hacer muchas cosas, como esponjas, manoplas y cualquier otra cosa que se tenga que mojar.


Primero compré la verde, para hacer la prueba.  Y como me gustó,


me hice con otros cuatro ovillos de diferentes colores, uno para cada miembro de la familia.


Según los iba tejiendo, una tarde para cada conjunto, iba decidiendo para quién iba a ser cada uno,


y ya que se acercaba la Navidad, aproveché para hacerles un regalo, hecho a mano, DIY, a cada uno de ellos.


La semana pasada, se añadieron 2 invitadas a la cena de Nochebuena, así que con los restos de los ovillos, tuve suficiente para hacerles una esponja a cada una de rayas multicolor.



Solo me quedaba encontrar una cajitas donde presentarlas,


Un papel donde envolverlas, y


una etiqueta para saber para quién era cada una.  

Las manoplas están hechas en unas agujas del 3.5, con 40 puntos.  5 cm de cenefa 1/1 y continuando con punto liso hasta llegar a los 26 cm. de alto total,  Aquí hice unos pequeños menguados para darles la forma redonda de arriba, de la siguiente forma: en la vuelta del derecho, tejer 2 puntos, pasar uno sin hacer, 1 punto del derecho, pasar el punto sin hacer por encima de este punto, 12 puntos del derecho, 2 puntos juntos, 4 puntos del derecho, 1 punto sin hacer,  1 punto del derecho, pasar el punto sin hacer por encima de este punto, 2 puntos del derecho,  La siguiente vuelta todo del revés.  Menguar en las dos siguientes vueltas del derecho otros 4 puntos, respetando siempre los 2 primeros, los cuatro del centro y los 2 últimos.  
No cerrar los puntos, pasar la hebra y tirar.  Coser el costado.  
Con la hebra que nos ha quedado al montar los puntos, hacer una presilla para poder colgarla.

Las esponjas también están hechas con 40 puntos, en una sola pieza.  Pero esto dependerá del tamaño de la esponja que vayáis a forrar.  Las que yo usé eran de las que dan en los hoteles, que tenía unas cuantas y me vinieron muy bien para este trabajo.

¡Feliz Navidad a todos!