Las Labores de Paloma: febrero 2014

miércoles, 26 de febrero de 2014

Un búho para Xandra


La pasada primavera y gracias a un grupo de Facebook, recuperé a un montón de compañeras de colegio, una clase de más de 80, de las que hacía años que no sabía nada.

Una de ellas, Xandra, me comentó que coleccionaba búhos, y en unos cuantos ratillos libres que he tenido en este último mes, le tejí éste, que hace unas horas ha llegado a su destino.

Hoy al mediodía me ha llamado Xandra para darme las gracias y para decirme, seguro que exagerando, que es uno de los más bonitos de su colección.  Me alegro que te haya gustado y espero que luzca de maravilla entre los demás.


jueves, 6 de febrero de 2014

Ana y Martín son abuelos


El martes os conté en Facebook que esta caja acababa de llegar a su destino, en Londres, donde Ana y Dave habían sido padres la noche del domingo.  La caja contenía el encargo de los abuelos maternos, Ana y Martín, que gracias a Lucía se han convertido en abuelos primerizos.


Antes de cerrar la caja, habíamos sacado una cuantas fotos de lo que iba dentro, para que Ana y Martín vieran como había quedado el regalo.



La abuela quería una capota de las de toda la vida, que le tapara bien las orejitas a Lucía, y así quedó antes y después de empaquetarla.




  

También tejimos unas manoplas, que como toda la canastilla, iba en su paquete separado, con su etiqueta.




y no podía faltar un buen par de patucos,




Un pantalón largo de lana, para el frío de Londres.





El jersey con su canesú de ochitos y sus botones de lunares, a juego del lazo.





Y por fin, la chaqueta.





El babero de piqué, para salir a la calle guapísima.




La toquilla.  Es la primera que hago.  Nunca me había atrevido, pero Ana insistió tanto que le dije que iba a probar a ver que salía y este fué el resultado.


El osito, que no podía faltar, y al que no hicimos foto.


 


 

Las galletas, que le mandamos para que la mami se recupere pronto del parto, que fué largo y duro, porque a pesar de no parecerlo, Lucía ha pesado más de 4 Kgs.



Y un regalo de nuestra parte.  Un conjunto completo para el verano.  Una ranita de lunares, con su babero y una chaqueta de perlé con sus zapatillas a juego. 


Todos los paquetitos iban dentro de una caja de lunares,  


que, como de costumbre, iba bien lacrada y con una tarjeta de bienvenida.

Sabemos que tanto los padres como los abuelos, han disfrutado abriendo los paquetes y ahora queda que Lucía disfrute de todo el conjunto, durante lo que queda de invierno.

Enhorabuena a todos.

lunes, 3 de febrero de 2014

Merienda del cumpleaños de Pimpo


Aunque mis hermanas han publicado ya todo lo relacionado con la merienda del 60 cumpleaños de Pimpo, esta entrada tenía ya su sitio y fecha en este blog.  Todas las cositas que he ido haciendo para adornar la mesa, las mesas dulces, el photocall improvisado, etc., se merecían un sitio aquí.

Todo esto del photocall, se nos ocurrió el viernes, así que el sábado empezamos a tramar como montarlo, y este fué el resultado.  Vereis que en la organización se nos olvidó pedir a las invitadas que se quitarán los abrigos, pero bueno no quedó mal del todo.






Y así quedó la mesa, 


la mesa dulce, con las galletas, las trufas y las infusiones,


la tarta de chocolate y pistachos,


Las botellas de agua,


los cupcakes de banana y nueces pecanas,


los emparedados, por eso del toque salado.  Por cierto que los que faltan en la bandeja, se los comió Escubi, nuestro diabético preferido,  en un momento de descuido.  ¡Parece que no le damos de comer!.



las empanadillas de fresa,


los brioches,


las distintas infusiones, para las que no quisieron ni chocolate, ni café,


las trufas de dulce de leche,


el roscón de reyes



los croissants,


los panecillos de mantequilla, 


las mermeladas, mantequilla y nubes, para el chocolate,



y las galletas, con una P y un 60

 

y los cake pops, que se llevaron cada una de las invitadas de recuerdo.


Estas otras galletas, se las preparamos para ella y seguro que las guarda, con todo el resto de etiquetas, en el cajón donde guarda sus tesoros.


una vista de la mesa, 



 Pimpo abriendo sus regalos,


Y la reunión al completo, donde pasamos una tarde muy agradable y en buena compañía.  Gracias a todas por venir.


Por cierto que toda la merienda entera, bolleria, dulces, tartas, todo, es obra de Begoña, que se ha pasado una semana currando como una loca para que todo estuviera en su punto.